lunes, 12 de marzo de 2018

Odio laicista contra la Tradición en Córdoba

Hallan un cóctel molotov en una ventana de la parroquia de San Miguel de Córdoba

Noticia PULSAR AQUÍ

Se da la circunstancia de que hacía unos días, en la fachada de la iglesia apareció una pintada amenazante en la que se recogía entre otras cosas la frase “vais a arder”. Típica amenaza de los ambientes anarquistas y comunistas, con clara referencia a la quema de Iglesias durante el periodo del Frente Popular durante la república masónica o en las etapas más radicales del liberalismo del siglo XIX. Es una tradición secular de la Revolución quemar Iglesias. 

Recordemos las propuestas de las marcas locales de Podemos en nuestras tierras proponiendo prohibir la Semana Santa y todas las manifestaciones externas de Fe católica, primer paso para la persecución de las internas. El odio ha sido siempre el motor de la actuación de la izquierda española, y su fin la erradicación total de la civilización cristiana, para instaurar sus delirios ideológicos. Tradición frente a Revolución, no hay otra disyuntiva política. La Tradición es el gran baluarte frente al afán destructor de estos Orcos revolucionarios.

"En el fondo de toda civilización moderna late la barbarie, porque es barbarie todo lo que sea sublevación contra los principios morales y religiosos" 

(Vázquez de Mella)
Frente al odio,  el Amor del Tradicionalismo

"Por eso, si llegara un día en que la Revolución se desencadenara sobre Europa, y singularmente sobre España, y el jacobinismo de los poderes oficiales imperase y llegara a trascender a las leyes, y quisiera imponerse a las costumbres, y avasallar y dominar las familias y las conciencias españolas, entonces, tradicionalistas, ¡recordad vuestro deber! Nosotros no somos una escolta aparatosa exclusivamente destinada a ir, en grandes paradas, detrás de la Custodia; nosotros somos un ejército de cruzados, que tenemos la obligación de regar con nuestra sangre el suelo por donde marcha; y si llegaran días tan aciagos, si llegaran días de combate tan terrible, nosotros afirmamos que la Revolución no se apoderará de esa Custodia sin que ella llegue a flotar sobre un lago de sangre tradicionalista; y cuando la tierra empape esa sangre, la Custodia quedará incólume, como emblema y coronamiento de una sociedad cristiana y de una Monarquía restaurada."

Juan Vázquez de Mella. "Filosofía de la Eucaristía"
¡Católico, el carlismo es tu opción política en defensa de tus principios!

viernes, 2 de marzo de 2018

Candidatura Tradicionalista, un instrumento al servicio de la Religión y de la Patria

La Comunión Tradicionalista tiene por miembros suyos a cuantos mantienen los principios de la monarquía tradicional (http://carlismo.es/acerca-de/ideario-carlista/) y se proponen defenderlos en la práctica.

No es un partido político encaminado a ejercer influencia dentro de un sistema democrático, precisamente porque rechaza de raíz semejante sistema.

El carlismo, a lo largo de su dilatada historia, no ha tenido inconveniente en oponerse al sistema liberal desde su propio interior, concurriendo a las elecciones bajo denominaciones diversas. Pero siempre lo ha hecho dejando bien claro que su finalidad era oponerse al orden constitucional y democrático y a las cortes liberales dominadas por los partidos. S.M.C. Don Carlos VII, que había dado la orden de que la Comunión concurriera a las elecciones de 1871, cuando vio que los diputados electos intentaban actuar como tales dentro de las cortes liberales, tuvo que aclarar con enérgicas palabras el papel que se esperaba de los diputados y senadores carlistas en el parlamento liberal:
La cuestión parlamentaria es ésta en resumen: ¿Es una partida carlista nuestra minoría [parlamentaria], es decir una guerrilla avanzada que tiene la honra de estar destinada a abrir fuego? ¿Sí? Entonces hago bien en mandarla y ¡Ay del gobierno de Don Amadeo! … ¿Son nuestros diputados procuradores del Reino? Entonces son libres, independientes; tienen derecho a hacer lo que les dé la gana y crean lo que su conciencia les dicta; pero con esto sólo reconocen la legalidad de las Cortes; reconocen a Don Amadeo; reconocen su sistema y ¡Ay de España! ¡Ay de España!

Animados por ese mismo espíritu, hemos legalizado un partido político y le hemos dado el nombre de Candidatura Tradicionalista (CTRAD). No hemos podido registrarlo con ninguna de las denominaciones clásicas porque ya estaban legalmente inscritas por personas que no las emplean para nada o las emplean desnortadamente. El nombre de Candidatura Tradicionalista, con tener el inconveniente de su novedad, aventaja a otros porque pone de manifiesto su carácter de instrumento coyuntural.

Conviene mantener vivo este instrumento jurídico, a pesar de que las autoridades ponen cada vez más dificultades con su afán de control minucioso y amenazador. Por el momento, lo emplearemos para encuadrar como simpatizantes a quienes se van dando cuenta que, dentro del desorden reinante, el carlismo es la única tabla de salvación para España. Al mismo tiempo lo usaremos para allegar los medios económicos que permitan mantenerlo vivo y, en su día, cuando las circunstancias lo exijan, desarrollar una acción de mayor envergadura. ¿Cuándo tendremos que hacer uso de este partido? Dios lo dirá. En sus manos está el futuro de nuestra Patria que vive en una confusión próxima al caos. Pero eso no quita, sino que más bien supone, nuestro trabajo y entrega; y una buena manera de empezar a hacerlo es hacerse simpatizante de la CTRAD.

Quienes quieran apoyarnos como simpatizantes deberán comunicarlo al correo electrónico siguiente:

y recibirán la información especialmente dedicada a ellos. Se les pedirá que ingresen una cuota anual mínima de 20€, sin que nada les impida apoyarnos de manera más sustanciosa. También serán incluidos en la categoría de simpatizantes, si así lo desean, quienes pertenezcan y coticen en los círculos de la Comunión y quienes, no estando en condiciones de hacer el ingreso mínimo, nos lo comuniquen. Cuando sea conveniente, los simpatizantes podrán adquirir, de conformidad con los estatutos, la categoría de afiliados a la Candidatura Tradicionalista, con todos los derechos de participación que ello lleva anejo.

La información sobre los ingresos se hallará en este enlace: